Aromas frescos en la bodega “El Borujo”

11 Jul

Después de varios kilómetros de carretera de subida por Arafo (Tenerife), llegamos a la bodega El Borujo, donde su enólogo y propietario, Juan Francisco Fariña, nos recibe cordialmente a las puertas de su pequeña bodega con unas vistas envidiables de toda la costa y del Valle de Güímar.

Juanfra, como lo conocen en la zona, nos explica que la denominación de la bodega, Borujo, proviene del nombre que se le da en el Valle de Güímar a los desechos del mosto (pepitas, bagazo,…), sin duda, un atractivo más para adentrarnos en los secretos de El Borujo.

La bodega, fundada en el siglo pasado, “nació gracias a mi padre, que es el que desde los comienzos hacía y vendía su propio vino. Después, en 1999, yo comencé a introducirme en el negocio y la bodega pasó a formar parte de la Denominación de Origen Valle de Güímar”, comenta Juanfra.

Sus viñedos propios se encuentran en los altos de Arafo, con una altitud sobre el nivel del mar que oscila entre los 750 y los 800 metros. “La mayor parte de la uva cultivada es blanca, destancando el listán blanco, moscatel y albillo, ésta última una nueva variedad que aporta acidez y que se adapta a la perfección a los suelos de Arafo”, explica Juan Francisco. Respecto a las tintas, cultivan listán negro y tempranillo.

Los vinos blancos que elaboran destacan por la frescura de los aromas florales y frutales, ideales para disfrutarlos en cualquier ocasión. En cuanto al tinto, destaca la juventud y la explosión de aromas gracias a las variedades con las que está elaborado.

“Para nosotros, el objetivo final a la hora de sacar al mercado nuestros vinos es que el consumidor nunca deje de sorprenderse y premiar así la fidelidad que cada año deposita en nostros”, apostilla Juan Francisco.

Además de la elaboración de vino, al lado de la bodega se sitúa el Restaurante el Borujo, propiedad de la familia, que comienza su andadura en 1994 con la intención de ofrecer al público platos caseros de la cocina típica de la zona y el vino de la bodega. Abre de miércoles a domingo en horario de mediodía.

De los tres vinos que elabora El Borujo, el Blanco Barrica es, sin duda, uno de los más sorprendentes, quizás por la sabia combinación de las variedades gual, malvasía, moscatel y marmajuelo. “Cuidamos la elaboración hasta el mínimo detalle; realizamos la vendimia y elaboración de cada una de las variedades por separado, hasta que lo pasamos todo a barricas de roble donde se cría durante 4 meses con un removido semanal de sus lías”, nos explica el dueño de la bodega. Este caldo aromático y en el que destacan las notas de fruta madura y frutos secos se adquiere en pequeñas botellas de medio litro, como los buenos perfumes, y su calidad es conocida a nivel nacional, obteniendo 91 puntos en la Guía Peñín además de otros reconocimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: