Archivo | julio, 2012

Sopa de queso

24 Jul

Gracias a mi amiga Mari Carmen he tenido acceso a varias recetas  elaboradas con productos canarios y que hasta ahora no conocía. Han sido extraídas del libro “Recetas de quesos canarios” publicado por Gestión del Medio Rural de Canarias (GRM) hace algunos años y su autor es el chef Jesús González. Iré publicando las más interesantes con algunos “toques” especiales de mi cosecha, ya que me han parecido muy fáciles y ricas para compartirlas con todos vosotros. Espero que les guste.

Ingredientes:

  • 100 gramos de queso herreño tierno
  • 350 gramos de nata para cocinar
  • 75 cl de miel de retama (la podemos encontrar en los diversos mercadillos de los municipios canarios)
  • cilantro
  • pan tostado

Elaboración:

Ponemos en un cazo el queso con la nata y lo cocinamos a fuego lento.  Luego lo colamos, colocamos la mezcla en un recipiente o vaso y le añadimos la miel de retama removiendo suavemente.

Por otro lado tostamos en el horno una rebanada alargada de pan (mejor del día anterior). Aún caliente la sacamos del horno y le ponemos trocitos (dados) del queso herreño sobrante y le picamos finamente un poquito de clilatro. Todo esto lo colocamos encima del recipiente con la sopa. Finalmente tomaremos la sopa con una cucharilla y acompañaremos con el pan. ¡Qué la disfruten!

Leche asada

20 Jul

Con estos calores que estamos soportando lo que más apetece es tomar algo fresquito y de fácil elaboración, por eso he elegido esta dulce receta muy conocida en Tenerife y que además es muy económica, ya que sus principales ingredientes son los huevos y la leche. ¡Espero vuestras opiniones cuando hagáis el postre!

Ingredientes:

  • 4 huevos
  • 1/2 litro de leche
  • 100 gramos de azúcar
  • canela
  • cáscara de medio limón
  • caramelo líquido, miel de palma o nata montada para acompañar

Preparación:

Encendemos el horno y lo precalentamos a 180 grados.

Hervimos la leche con la canela (puede ser en polvo o un ramita) y la cáscara de limón. Luego lo dejamos enfriar y lo colamos.

Después se baten aparte los huevos y el azúcar hasta que esta se disuelva bien y seguidamente añadimos poca a poco la leche sin dejar de remover todo.

Vertemos la mezcla en un molde de cristal o de acero y si queremos le podemos echar por encima un poco de canela en polvo al gusto.

Por último  introducimos el molde en el horno durante 45 minutos a 180 grados, hasta que esté dorado y comprobamos que está listo si metemos un cuchillo y éste sale limpio. Luego mantenemos un par de horas en la nevera y ¡listo para servir! Los más golosos lo podéis acompañar de caramelo líquido, miel de palma o nata montada.

¡Buen apetito!

El arte de catar queso

12 Jul

Estamos acostumbrados a las ya tradicionales catas de vinos pero olvidamos que existen una gran variedad de alimentos y bebidas que se pueden catar, me atrevería decir que casi todos los comestibles (cata de aguas, de chocolates, de panes,…). Esta pasada semana tuve la suerte de asistir a un curso sobre la cata de quesos, en la Casa del Vino de El Sauzal, que impartió el maestro quesero Juan Carlos González y donde descubrí la complejidad que tienen los quesos a la hora de ser catados.

Canarias se ha caracterizado en los últimos años por la calidad de sus quesos, adaptando sus métodos a las exigencias del mercado pero sin perder la calidad artesanal de los quesos de siempre. Se han seguido conservando rasgos tan característicos de la tradición quesera como las coberturas con gofio, pimentón o el ahumado. En esta última se  utilizan subproductos vegetales originarios de los montes canarios (jara, el tronco de higuera, las cáscaras de almendras, la pinocha,…). Este tratamiento y las diferentes coberturas, así como la posibilidad de trabajar con leche cruda, le confieren al queso unas características específicas y diferenciadoras apreciadas dentro y fuera de las Islas. La excelencia también se debe a la materia prima con la que se elaboran: leche de cabras y ovejas de razas autóctonas -como la cabra majorera, palmera y tinerfeña o la oveja canaria-, lo que le confieren un particular sabor.

El queso canario artesanal se caracteriza por tener sólo leche, cuajo y sal, sin otros añadidos como la nata, leche en polvo u otros productos que con frecuencia se utilizan en la península y en otros países europeos.

Podemos distinguir dentro de los quesos de las Islas dos grandes grupos según su elaboración: los que se producen de manera industrial y los de preparación artesanal. La principal diferencia es que en los primeros tiene lugar la pasteurización de la leche y en los segundos no (se usa la leche cruda).

A la hora de catar un queso son importantes todos los sentidos, pero, a grandes rasgos, lo primero en lo que tenemos que fijarnos es en:

  • Apariencia exterior.
  • Aspecto interior.
  • Consistencia y textura.
  • Olor y sabor.

Mediante la vista observamos el aspecto exterior y vemos la forma geométrica del queso (cilíndrico, tubular,…), cómo es la corteza (lisa , rugosa, con marcas, untada,…); y el tamaño: pequeño (menos de un kilo), mediano (1 a 3 kilos) y grande (más de 3 kilos).

Por el tacto, con las manos y los dedos, podemos recibir información sobre la superficie del queso tales como el grado de humedad, que puede ser baja como la cáscara de una nuez seca; media como el interior de la piel de plátano; y alta como cuando pasamos el dedo sobre la superficie de una manzana cortada. El grado de rugosidad se refiere a la percepción con los dedos de la granulosidad en la superficie del corte y puede ser baja, como una manzana cortada; media, como la cara inferior de una galleta; y alta como en la parte del corte de una galleta.

Acercando el queso a la nariz percibimos su olor e intensidad mediante el sentido del olfato. Este puede ser de tipo medio, como en los quesos tiernos de cabra o semicurados de leche pasteurizada, media-alta en los quesos semicurados de leche cruda y alta en los quesos muy curados de oveja. Luego podemos identificar, no en todos los quesos, la familia a la que pertenecen: láctica (yogur, mantequilla, nata…), floral (miel, rosa, violeta…), vegetal (hierba, heno, verduras…), especiado (clavo, nuez moscada, menta…), afrutado (cítricos, manzana, frutos secos…) o torrefacto (caramelo, vainilla, café, chocolate…).

En boca entran en juego dos sentidos: el gusto y el oído, ya que durante la masticación se ponen en funcionamiento los órganos mecano-receptores (boca, dientes, muelas y paladar) y otros receptores táctiles y auditivos que se encargan de transmitir al cerebro diversas sensaciones relativas a los atributos de la textura en la boca. Podemos identificar aquí la firmeza, adherencia, granulosidad (fina o harinosa) o la solubilidad (lo más o menos rápido que se funde en la boca). Finalmente, con el sentido del gusto también notaremos la pastosidad del queso y, junto con el oído, percibiremos la sensación crujiente cuando masticamos un queso con “cristales”, como en el caso de los quesos de larga maduración (parmesano).

Sin duda, el arte de catar queso es una experiencia muy gratificante, pero a la vez de gran complejidad, ya que entran en juego los cinco sentidos y nuestra tarea es la de conjuntar todas esas sensaciones apreciadas para así dar una valoración final a lo catado. Para terminar os dejo algunos de los quesos catados la pasada semana, por si queréis ir practicando:

  1. Burgos (vaca)
  2. Tofio fresco (cabra)
  3. Entrepinares tierno (mezcla)
  4. Uga (mezcla)
  5. Camembert (vaca)
  6. Herreño ahumado (mezcla)
  7. Montes de Oca ahumado (cabra)
  8. Monte de Oca con pimentón (cabra)
  9. Cardona (cabra)
  10. Villa Laguna (mezcla)
  11. Payoyo (cabra)
  12. Parmesano (vaca)
  13. Cabrales (mezcla)

Buñuelos de plátano

2 Jul

Ahora que ha llegado el verano y la fruta se nos estropea antes, sobre todo los plátanos ya que no podemos ponerlos en la nevera, os recomiendo esta rica, fácil y nutritiva receta elaborada con plátanos, que hará las delicias de grandes y pequeños.

Ingredientes:

(Masa)

(Relleno)

  • 150 gramos de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 2 huevos
  • medio vaso de leche
  • sal fina
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • aceite para freír
  • azúcar glas

Elaboración:

Primero se pelan y cortan los plátanos en pedacitos de unos 2 centímetros. Le echamos azúcar por encima y los dejamos macerar en un bol con el ron durante 20 minutos.

Nos dispondremos ahora a preparar la masa, mezclando la harina, levadura, leche, las yemas de huevo, las 3 cucharadas de aceite y la sal. Las claras las batimos aparte y las llevamos a punto de nieve para luego añadirlas a la masa. Dejamos reposar toda la mezcla unos 15 minutos.

Por último ponemos el aceite (bien caliente) para freír en una sartén y vamos escurriendo los trozos de plátano que pasaremos por la masa para luego proceder a dorar. Vamos retirando los buñuelos cuando estén doraditos y los ponemos en una bandeja con papel absorvente para retirar el aceite sobrante. Finalmente espolvoreamos con el azúcar glas según el gusto. ¡Buen provecho!