Archivo | noviembre, 2012

Natillas de gofio

20 Nov

Me apetecía hoy elaborar un postre especial: rápido y ligero pero a la vez nutritivo. Por eso les dejo esta deliciosa receta de natillas de gofio que gustará a grandes y pequeños, y, además, nos costarán muy poco euros. ¡Qué aproveche!

Ingredientes:

  • 1 litro de leche
  • 4 yemas de huevo
  • 150 gramos de azúcar
  • 4 cucharadas de maicena
  • 2 cucharadas de gofio de trigo
  • 2 cucharadas de cacao en polvo
  • ralladura de limón y canela en rama (al gusto)

Preparación:

Ponemos al fuego el litro de leche, quitando una taza que reservaremos. A la leche que está al fuego añadimos la corteza de limón, la canela y el azúcar.

Aparte batimos las yemas con la taza de leche que habíamos apartado, el gofio y el chocolate (es opcional, también se puede hacer sin él). Añadimos la maicena y mezclamos bien con un cuchara de madera. Seguidamente vertemos esta mezcla en la leche que está al fuego. Removemos continuamente a fuego lento para que no se pegue al fondo del caldero, hasta espese.

Por último apartamos del fuego y colocamos en boles individuales. Dejamos enfriar y metemos en la nevera como mínimo durante 2 o 3 horas. Para decorar podemos rallar galletas (o ponerlas enteras) y espolvorear cacao en polvo o canela.

Anuncios

Suertes del Marqués, tradición e innovación

8 Nov

Suertes del Marqués se ha convertido en una bodega que puede presumir de mimar la uva desde antes de nacer para convertirla, una vez recolectada, en vinos únicos que cada año reciben el  reconocimiento de consumidores y expertos.

En la Propiedad Vitivinícola Suertes del Marqués, situada en los altos de La Orotava (Tenerife), muy cerca de La Perdoma, trabajan desde hace varios años bajo la filosofía de interferir artificialmente lo menos posible en la elaboración de sus vinos. Uno de los artífices de esta forma de entender el cultivo de la vid es el enólogo de la bodega, Roberto Santana, que desde 2008 se incorporó a la bodega para reconvertir parte del viñedo y potenciar las especifidades de las variedades autóctonas de vid y del terruño, antes, durante y después de la elaboración del vino.

La finca tiene una extensión total de nueve hectáreas, comenzando a los 350 metros sobre el nivel del mar y terminando a los 700 metros. Este gran desnivel hace que cada una de las viñas cultivadas en las diferentes parcelas tengan unas características y una personalidad propia y diferenciada. Si a esto le sumamos que el 80% de las viñas tienen más de 100 años de antigüedad, podemos afirmar que nos encontramos con una zona única donde las variedades como Listán negro o blanco se comportan de una manera excepcional. Estas variedades mayoritarias conviven con otras como la Baboso, Moscatel, Pedro Ximénez

“Debido a las diferentes orientaciones de las parcelas y a la antigüedad de la gran mayoría de la viña, cada espacio de cultivo lleva una poda y un trato diferente, dependiendo del terroir, del clima y la orientación. Por otro lado, hemos apostado por la microbiología de cada parcela y hemos abandonado el uso de herbicidas”, señala Santana, quien reconoce también que esto supone un gasto económico mayor (hay una persona que manualmente, con ayuda de una desbrozadora, disminuye el porte de las hierbas pero no las elimina) y aunque los resultados se ven a largo plazo, vale la pena la inversión. Asimismo, el enólogo de Suertes del Marqués reconoce que todo esto también es posible porque los dueños tienen otras actividades económicas y no viven del cultivo de la vid, con lo que no existen presiones para la obtención de beneficios a corto plazo.

Roberto Santana no habla de la enología como un trabajo, sino como su vida, y por eso nos comenta que tiene una filosofía propia que impregna todo lo que hace dentro de la bodega. “Los vinos que aquí se elaboran tienen personalidad (se la da el suelo), carácter (según la añada) y alma (el trabajo a mano es diferente que el realizado con máquinas, la viña se impregna de todo esto)”, apostilla Santana.

Desde que en el año 2006 comenzaron a elaborar vino para la venta, no han dejado de innovar y de transformarse cada día para obtener resultados diferentes. Destaca también la parcela experimental que tiene la finca donde siembran variedades de toda Canarias y estudian su evolución y rendimiento dentro de este contexto geográfico.

Una vez en bodega pude ver algunas singularidades, como los curiososenvases de hormigón, que conviven con los de acero, que han sido construidos a mano en Borgoña y donde el vino realiza una fermentación especial que proporciona unos matices únicos al caldo. Suertes del Marqués es la primera bodega en las Islas en usar este tipo de depósitos.

Como en toda bodega que se precie las barricas también forman parte de su infraestructura, pero no unas cualesquiera, sino de 500 litros y especialmente seleccionadas en Borgoña por su enólogo, donde ha elegido hasta los bosques de los que procede la madera de los toneles.

En cuanto a marcas de los caldos, encontramos dos a la hora de denominar a sus vinos, con nombres todos ellos sacados de las parcelas de las que procede la uva. El sello de “Suertes del Marqués” incluye: “La Solana”, “El Esquilón”, “Candio”, “Blanco barrica”, “Blanco afrutado” y “Blanco maceración”. Por otra parte, la marca “7 Fuentes” engloba: al “Tinto tradicional”, “Tinto crianza” y “Blanco afrutado”. Estas son sólo algunas de las marcas, ya que en los últimos años han sacado ediciones especiales como el Vidonia (blanco barrica) o El Ciruelo (tinto). Sin duda una gran variedad que suma unas 70.000 botellas por añada.

Sus vinos no se encuentran en grandes superficies, sólo en vinotecas especializadas de todas las islas, menos en La Palma, La Gomera y El Hierro. Pero si estamos fuera también podemos disfrutar de los vinos de Suertes del Marqués, ya que en los últimos años han aumentado considerablemente su exportación a la península y a países como Canadá (Manitoba y Quebec), EEUU, Suiza, Noruega, Japón e Inglaterra, donde entrarán en el mercado antes de final de año.

Aunque terminé un poco saturada de información y, sobre todo, de términos técnicos que me explicaba Roberto Santana (vive por y para su trabajo), he de decir que aprendí mucho durante la visita a Suertes del Marqués, ya que se aprecia, desde que llegas a la entrada de la finca, la pasión de la familia y de los empleados por la tierra y el trabajo bien hecho, sin querer parecerse a nadie, sólo siendo ellos mismos.

Para saber más aquí les dejo algunos de los últimos premios y menciones recibidos por la bodega Suertes del Marqués.

  • 7 Fuentes 2008: plata en el Concurso Mundial de Bruselas 2009 y Oro en Berliner Wein Trophy 2010.
  • 7 Fuentes Crianza 2008: plata en el Concurso Mundial de Bruselas 2011.
  • 7 Fuentes 2010: oro en el Concurso Mundial de Bruselas 2009.
  • Suertes del Marqués Blanco Barrica 2009: Oro en Berliner Wein Trophy 2010.
  • Suertes del Marqués La Solana 2008: Gran medalla de oro en Agrocanarias 2009.
  • Suertes del Marqués La Solana 2009: medalla de oro en Mundus Vini 2010.
  • Suertes del Marqués La Solana 2010: medalla de plata en el Concurso Mundial de Bruselas 2012.
  • Suertes del Marqués Esquilón 2008: medalla de plata en Alhóndiga 2010.
  • Suertes del Marqués Esquilón 2009: medalla de plata en Mundus Vini 2010.
  • Suertes del Marqués Esquilón 2010: medalla de plata en el Concurso Mundial de Bruselas 2012.
  • Suertes del Marqués Blanco Barrica 2009: seleccionado entre los 100 mejores vinos españoles de New Wave Spanish Wine 2011 Awards (Reino Unido).
  • 7 Fuentes 2008, 2009 y 2010 elegido mejor compra de vino español en Noruega.
  • Guía Peñín 2013: seis vinos con 88 o más puntos, destacando Candio 2010 y Suertes del Marqués El Ciruelo 2011 con 90 puntos.