Tag Archives: blancos

¿Conoces los Vinos de Tenerife?

21 Jul

Podemos afirmar sin ninguna duda que Tenerife es una isla de vinos. Dentro de este pequeño territorio nos encontramos nada más y nada menos que con 5 denominaciones de origen (Abona, Güímar, Tacoronte-Acentejo, Valle de la Orotava e Ycoden-Daute-Isora) que integran amás de 100 bodegas.

La primera zona, Abona, corresponde al sur de la isla, con un total de 1.200 hectáreas de viñedo, del que el 60% corresponde a variedades blancas cultivadas en terrenos con una altitud que va desde los 400 hasta los 1.700 metros. La uva más cultivada es la Listán Blanco.

En segundo lugar, y también en el sur de la isla, llegamos a la Denominación Valle de Güímar, con más de 1.500 hectáreas cultivadas, en su mayoría de Listán Blanco. Son destacables también los malvasías dulces y espumosos.

En la vertiente norte se encuentre Tacoronte-Acentejo, quizás la zona más conocida por ser la primera que se fundó y la más extensa (2.400 hectáreas). Aquí se elaboran en su mayoría vinos titnos, con Listán Negro, Negramoll, Listán Blanco, Moscatel y Malvasía.

Continuamos con el Valle de la Orotava, también en el norte, donde destacan las variedades tintas de Listán Negro, Negramoll y las blancas de Listán Blanco, Gual, Malvasía, Verdejo y Vijariego.

Por último, situada en el noroeste de Tenerife, está Ycoden-Daute-Isora, donde el 80% de su vid es Listán Blanco y Listán Negro.

La tradición vitivinícola de Tenerife data del siglo XVI, tiene origen español y portugués. Durante los siglos XVI, XVII y XVIII una gran parte de los vinos de la Isla fueron exportados hacia Europa y América, reconociéndose su calidad en diferentes países.

Hoy en día Tenerife sigue teniendo en el vino un importante patrimonio cultural muy arraigado, aunque muchas de las generaciones más jóvenes han abandonado los cultivos que, en la mayoría de los casos, heredaron de sus antepasados. Por esta razón, desde los diferentes organismos públicos y privados se llevan a cabo en Tenerife diversas iniciativas, como la Ruta del Vino, la Fiesta de los Vinos,… para que el continúe la tradición vitivinícola y no se abandonen las plantaciones de viña.

Entre los caldos de Tenerife podemos encontrar vinos blancos, tintos y rosados en las categorías secos, semisecos, dulces y semidulces; de barrica, licorosos, espumosos, generosos, de aguja, crianza, reserva, gran reserva, jóvenes, maceración carbónica, barrica semicrianza y crianza. Una amplia gama para todos los gustos.

Los suelos volcánicos, la influencia de los vientos alisios y las peculiaridades de Tenerife en cuanto a sus microclimas, hacen que sus caldos tengan cada día más reconocimientos, dentro y fuera de las Islas, por sus aromas y paladares diferentes. Galardones que están llevando a los vinos de Tenerife a estar entre los más cotizados por su calidad y singularidad.

Aromas frescos en la bodega “El Borujo”

11 Jul

Después de varios kilómetros de carretera de subida por Arafo (Tenerife), llegamos a la bodega El Borujo, donde su enólogo y propietario, Juan Francisco Fariña, nos recibe cordialmente a las puertas de su pequeña bodega con unas vistas envidiables de toda la costa y del Valle de Güímar.

Juanfra, como lo conocen en la zona, nos explica que la denominación de la bodega, Borujo, proviene del nombre que se le da en el Valle de Güímar a los desechos del mosto (pepitas, bagazo,…), sin duda, un atractivo más para adentrarnos en los secretos de El Borujo.

La bodega, fundada en el siglo pasado, “nació gracias a mi padre, que es el que desde los comienzos hacía y vendía su propio vino. Después, en 1999, yo comencé a introducirme en el negocio y la bodega pasó a formar parte de la Denominación de Origen Valle de Güímar”, comenta Juanfra.

Sus viñedos propios se encuentran en los altos de Arafo, con una altitud sobre el nivel del mar que oscila entre los 750 y los 800 metros. “La mayor parte de la uva cultivada es blanca, destancando el listán blanco, moscatel y albillo, ésta última una nueva variedad que aporta acidez y que se adapta a la perfección a los suelos de Arafo”, explica Juan Francisco. Respecto a las tintas, cultivan listán negro y tempranillo.

Los vinos blancos que elaboran destacan por la frescura de los aromas florales y frutales, ideales para disfrutarlos en cualquier ocasión. En cuanto al tinto, destaca la juventud y la explosión de aromas gracias a las variedades con las que está elaborado.

“Para nosotros, el objetivo final a la hora de sacar al mercado nuestros vinos es que el consumidor nunca deje de sorprenderse y premiar así la fidelidad que cada año deposita en nostros”, apostilla Juan Francisco.

Además de la elaboración de vino, al lado de la bodega se sitúa el Restaurante el Borujo, propiedad de la familia, que comienza su andadura en 1994 con la intención de ofrecer al público platos caseros de la cocina típica de la zona y el vino de la bodega. Abre de miércoles a domingo en horario de mediodía.

De los tres vinos que elabora El Borujo, el Blanco Barrica es, sin duda, uno de los más sorprendentes, quizás por la sabia combinación de las variedades gual, malvasía, moscatel y marmajuelo. “Cuidamos la elaboración hasta el mínimo detalle; realizamos la vendimia y elaboración de cada una de las variedades por separado, hasta que lo pasamos todo a barricas de roble donde se cría durante 4 meses con un removido semanal de sus lías”, nos explica el dueño de la bodega. Este caldo aromático y en el que destacan las notas de fruta madura y frutos secos se adquiere en pequeñas botellas de medio litro, como los buenos perfumes, y su calidad es conocida a nivel nacional, obteniendo 91 puntos en la Guía Peñín además de otros reconocimientos.