Tag Archives: lanzarote

El Grifo: un paseo por la historia

23 Ago

La bodega El Grifo se funda en 1775 y es la más antigua de Canarias, además de ser una de las diez más antiguas de España. Aparte de la bodega antigua, que hoy es el Museo del Vino, dentro del complejo nos encontramos con una sala de exposiciones, la casa de sus propietarios y la bodega nueva anexa.Entrada al museo

Los viñedos están situados en una finca de 40 hectáreas dentro del paisaje protegido de La Geria, el valle vitivinícola de Lanzarote que surgió en la erupción de 1730-1736. La lava y las arenas volcánicas que cubrieron el valle conformaron una viticultura única en el mundo que ofrecen unos caldos diferentes. Antes de la erupción, Lanzarote junto con Fuerteventura eran las dos únicas islas donde no se plantaba viña. Fue después de 1770 cuando se comienza a plantar en Lanzarote creándose poco a poco el paisaje de La Geria.Paisaje de La Geria

A día de hoy siPrensa vertical (museo)gue perteneciendo a la quinta generación de la familia fundadora y tiene como peculiaridad el enclave en donde se encuentra (una de las zonas de La Geria de más belleza) y su museo. Este está en la zona antigua donde se comenzó a hacer el vino y que gracias al gran César Manrique sus propietarios aceptaron la idea de que se convirtiera en museo. Y vista la afluencia de público nacional e internacional (sobre todo alemanes e ingleses) que cada día lo visitan no se equivocó, ya que es un lugar donde se pueden ver útiles vitivinícolas de los siglos XIX y XX, una reproducción de un taller de tonelería,  utensilios de labranza, diferentes barricas,…Recreación taller de toneles

La bodega debe su nombre al poblado que existía en aquellas tierras antes de la erupción, tierras que ahora abarcan unas 70 hectáreas cultivadas de malvasía, listán negro, syrah y moscatel. Por otra parte, la bodega también compra uva a otros viticultores de la zona para lograr obtener unMalvasía Colecciónas 400.000-600.000 botellas al año, producto de la lucha para que el fruto sobreviva en condiciones casi desérticas gracias a la humedad que recoge y resguarda el picón y a los muros de piedra que los agricultores construyen para proteger la cepa del viento.

César Manrique está presente no sólo en la esencia de la bodega, sino que además diseñó el logo de la misma (aludiendo a la mitología griega con una figura con cuerpo de león y alas de águila, el grifo) y el vino Malvasía Colección Semidulce lleva una de sus obras por ser su preferido.

Pintura de César ManriqueUnas 60.000 personas visitan cada año Bodegas El Grifo, siendo, sin duda, una de las más visitadas de Canarias e incluso de toda España. El Grifo ha sabido combinar la tradición con la modernidad diversificando sus espacios, que albergan, además de un magnífico museo que nos enseña cómo se hacía el vino en épocas pasadas, una sala para catar los vinos de la bodega, una sala de exposiciones y una biblioteca con más de 4.000 ejemplares.

Durante la cata tuve la oportunidad de probar:

  1. Malvasía Colección, blanco semidulce (el preferido de César Manrique).
  2. Tinto tradicional, 100% listán negro.
  3. Ariana, tinto con 5 meses en barrica. Syrah y listán negro.
Anuncios

¿Sabes cómo vas a maridar tus platos de Navidad?

16 Dic

En estas fechas navideñas donde los almuerzos y las cenas cobran una especial importancia, no podemos olvidarnos de cómo regar todos estos platos para disfrutar de su sabor en plenitud. Daremos aquí unos sencillos consejos para hacer el maridaje perfecto y no defraudar así a nuestros invitados durante estos días tan especiales.

Aunque nos parezca raro en Canarias y en el resto de la península, se suele recomendar que comencemos la velada sirviendo un cava, champán o vino espumoso (Vino espumoso Güímar), ideales para comer con ostras, cigalas, sushi o los típicos langostinos.

Después se pasaría a un vino blanco, preferiblemente suave, como los que podemos degustar en Canarias. Yo les recomiendo alguno que no sea demasiado afrutado, ya que el dulzor podría enmascarar el sabor del plato entrante que estemos probando. Es mejor decantarnos por alguno seco (Flor de Chasna Semiseco) o semiseco (Flor de Chasna Seco) de la isla de Tenerife. Con estos vinos regaremos los pescados, sopas o cremas que tomemos como primer plato.

Para las carnes usaremos los vinos tintos, jóvenes o con crianza, dentro de la gran variedad que tenemos en las Islas. Aunque hoy en día esta tendencia está cambiando y muchos cocineros y maîtres maridan platos de carnes con vinos blancos, creando así una combinación única. Todo dependerá siempre de la carne que vayamos a servir y del gusto de nuestros invitados. Las carnes más sabrosas como el cerdo o el cordero necesitan vinos más potentes, sin embargo el pollo o el pavo al ser más ligeras pueden combinar muy bien con un vino blanco (Suertes del Marqués, barrica).

Por último llegamos a los postres, bastante complicados de maridar, aunque lo más usual suele ser acompañarlos por un caldo dulce o con cava (siempre dulce o semiseco), este último excelente para tomar con dulces a base de almendras, como polvorones y turrones.

Mención especial tienen los malvasía de Canarias, perfectos los de la isla de La Palma, de Bodegas Teneguía, tanto para los postres como para tomar de entrante o aperitivo al inicio de la comida. Aunque tampoco podemos olvidarnos de los maravillosos malvasía de Lanzarote ni de las variedades presentes en la isla de Tenerife, todas ellos de gran calidad y apetecibles antes y después de las comidas navideñas.

Estas son sólo algunas orientaciones sencillas para maridar los platos en estas fiestas, pero debemos recordar que no hay reglas fijas sobre qué vino servir en los grandes ágapes, ya que estos deben adaptarse a los gustos de los comensales e ir en consonancia con las texturas, colores y sabores de los platos. ¡Qué aproveche y Feliz Navidad!

Canarias, tierra de Malvasía

29 Ago

Malvasía es el nombre usado para designar diferentes variedades de vid que desde hace varios siglos se cultivan en España. Existen diferentes tipos de malvasía, pero en la gran mayoría de los casos tienen algunas características en común: su variedad aromática, su dulzor y su sabor amoscatelado. Es una de las cepas más antiguas que se conocen y es originaria de Asia Menor. Su nombre se debe al puerto de  Monemvasía, en el sur del Peloponeso, desde donde se comercializaban los vinos elaborados en las Islas Cícladas.

La entrada de la Malvasía en Canarias comenzó sobre el año 1340, cuando colonos ibéricos procedentes del Reino de Aragón llegaron a las Islas, aunque sin el objetivo de establecer una economía de explotación de la vid, ya que eran religiosos con fines evangelizadores. Más adelante, con la conquista de Madeira (1420) es cuando se consolidan los cultivos de explotación, entre ellos el de la vid, y particularmente el de la Malvasía.

En isla de La Palma, una de las que cuenta con más tradición de malvasía, es a finales del siglo XV cuando comienzan a plantarse viñedos con la llegada de los primeros colonizadores europeos del Archipiélago. Después de 200 años, la extraordinaria calidad del malvasía canario era reconocida en las cortes europeas.

Asimismo, al ser Canarias un lugar con importantes rutas de navegación, se favoreció la distribución de los malvasía, sobre todo hacia Inglaterra. Fueron muchos los personajes famosos a lo largo de la historia dieron testimonio de la calidad de los vinos elaborados con Malvasía (Shakespeare, Lord Bayron, Goldoni, Góngora,…). Sin duda, esto favoreció a su reconocimiento fuera de nuestras fronteras y llegó a ser uno de los vinos preferidos para celebrar importantes acontecimientos.

En el siglo XIX llega a Europa la filoxera, una plaga que arrasó con las dos terceras partes de la producción del continente. Muchas de las llamadas variedades nobles, el grupo al que pertenece la Malvasía Palmera, se extinguieron en toda Europa. Pero en Canarias, gracias a nuestra situación de islas y a nuestro aislamiento, se conservaron casi todas las variedades.

El cultivo de Malvasía en Canarias se desarrolla principalmente en Tenerife, La Palma y Lanzarote, siendo ya todo un clásico en Canarias y fuera de las Islas, donde nuestros vinos han recibido multitud de reconocimientos.

La Malvasía de Lanzarote tiene una hoja pequeña, pentalobulada y de pequeño racimo y no muy apretado; es muy aromática, conjugando potencia y suavidad que mezclan los sabores frutarles y minerales. Mientras, en la isla de La Palma, se cultiva Malvasía en Fuencaliente y en Hoyo de Mazo, viñas con notas dulces y con gran calado del terruño volcánico.

Pero la Malvasía no es exclusiva de Canarias, en Sitges, (Barcelona) se siguen elaborando vinos con Malvasía, aunque con una producción muy limitada, siendo el principal elaborador el Hospital de San Joan Baptista (DO Catalunya). En el siglo XVII, la Malvasía llegó a ocupar en Sitges una cuarta parte de los cultivos de la población, aunque hoy sólo quedan 2,5 hectáreas. A pesar de esto, se está intentando extender más su cultivo por la zona de el Penedés para no perder el cultivo de esta valiosa cepa.