Tag Archives: tacoronte

Tradición y modernidad de norte a sur

29 May

Hace unos días tuve la suerte de visitar y conocer más de cerca la bodega y los vinos de la familia Cándido Hernández Pio. No fue una visita cualquiera ya que desde que Óscar Hernández, uno de los hijos de Cándido y el que actualmente coordina la gestión de la bodega, nos recogió en La Laguna de camino hacia La Matanza de Acentejo me sentí como en familia.Entrada bodega de La Matanza

Después de una agradable ruta llegamos a una preciosa casa casi centenaria que da nombre a uno de sus vinos, “Balcón Canario”, y que es solo una parte de la bodega ya que esta familia también obtiene también caldos de la zona sur de la isla (Candelaria).

Durante la noche catamos más de 7 vinos, blancos secos y afrutados, tintos jóvenes y hasta un crianza, todos ellos comentados además por su enólogo Fermín, un palmero muy sabio que lleva a sus espaldas décadas de estudio y experiencia para sacar lo mejor de la uva.Óscar Hernández y Fermín, enólogo

Las bodegas “Cándido Hernández Pio” se fundan a principios de los años 80 por el patriarca de la famila, Cándido, siendo pioneras en Canarias en el embotellado bajo una denominación de origen. En la actualidad pertenecen a las denominaciones de Tacoronte de Acentejo y de Valle de Güímar; entre ambas poseen capacidad para más de 213.000 litros entre depósitos de acero y roble.

De las tres marcas de vinos que poseen: Viña Riquelas, Balcón Canario y Calius, éste último merece una mención especial ya que apenas lleva cinco años en el mercado y cuenta con cinco caldos (blanco afrutado, blanco monovarietal Marmajuelo con paso por barrica, tinto tradicional y tinto reserva). Calius se elabora con uva obtenida en la finca de Candelaria a una altitud de 150 metros sobre el nivel del mar y procedentes de una vendimia seleccionada. En total, casi 20 hectáreas repartidas entre el norte y el sur que combinan vides jóveVinos catadosnes con centenarias de las que se obtienen vinos con una amplia variedad de matices y donde el consumidor puede elegir entre una gran gama, algo poco frecuente en las bodegas de las Islas.

El trabajo del día a día ha sido recompensado con varios reconocimientos, como la medalla de oro Agrocanarias 2012 a su vino tinto reserva, algo que los anima a seguir ampliando sus viñedos con nuevas cepas y continuar mimando la uva desde la tierra hasta su elaboración para obtener unos caldos que enamoran.

Anuncios

¡Nos vamos de vendimia!

7 Sep

El cultivo de la vid en Canarias, en cuanto a superficie cultivada, es el segundo más importante, algo a tener en cuenta en estas fechas donde las bodegas de las Islas comienzan a oler a mosto y a fermentaciones.

Además de ocupar una importante cantidad de terreno, contamos con 21 variedades de vid únicas, según una investigación realizada por el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA). Algo que hace que nuestros caldos sean diferentes a los de otras partes del mundo y valorados internacionalmente.

El patrimonio vitícola de Canarias es muy amplio gracias a la gran cantidad de variedades traídas por los conquistadores en el siglo XV, principalmente de toda la geografía peninsular y de otras culturas del Mediterráneo, debida a la privilegiada situación geográfica del archipiélago que fue escala obligada en las rutas oceánicas.

Este año la recolección de la uva se ha adelantado en casi todas las Islas debido a las altas temperaturas. Pese a esto, en Tenerife, por ejemplo, se espera una buena producción sin daños visibles en las zonas bajas, donde ha habido una buena floración y cuajado del fruto, con racimos parejos. Sin embargo, las zonas de medianías y altas debido a las olas de calor, han visto mermada su producción en este verano 2012, uno de los más calurosos de las últimas décadas.

Aunque no todo son malas noticias. La denominación de origen Tacoronte-Acentejo, por ejemplo, prevé aumentar un 40% su producción esta campaña hasta superar los 1,2 millones de kilos de uva, respecto a la vendimia anterior, que terminó con la recolección de 842.260 kilos. La vendimia que comenzó el pasado 10 de agosto está previsto que finalice a principios de noviembre.

En cuando a la Denominación de Origen Abona, los responsables señalan que este año no será de excelente cosecha ya que la uva no ha madurado bien y se ha adelantado su recolección debido a las sucesivas olas de calor. Pese a esto, algunas fincas sí han tenido buena producción, sobre todo en las zonas bajas.

Después de tantos meses de cuidado y esmero con las vides llegan los últimos días en los que finalizará la vendimia, donde la uva es recolectada y llevada a la bodega, luego se despalillarán los racimos, se hará el encubado, el remontado a depósito, el prensado… y una serie de diferentes y duros trabajos, aunque muy gratificantes y donde siempre se aprende algo nuevo.

Desde aquí quiero hacer llegar mi agradecimiento a los que día a día, haga frío o calor, están al pie del campo, cuidando con esmero y dedicación lo que se siembra en el terruño para luego obtener los frutos esperados que muchas veces no se pagan con dinero.

Cráter, el secreto de una gran bodega

11 Jul

Al lado de un molino de gofio se esconde una bodega única, pequeña pero acogedora, donde el olor a la uva en fermentación se mezcla con la harina canaria.

Nuestra visita nos lleva hasta Bodegas Buten (Bodegueros unidos de Tenerife), o Cráter, como la conoce la mayoría, en un “garaje” situado en el municipio de El Sauzal donde se elaboran 20.000 botellas de Cráter y 500 de Magma.

Todo surge en 1998, cuando un grupo de amigos emprende el proyecto de crear una bodega con la finalidad de descubrir las posibilidades de la tierra y elaborar un vino de calidad que pudiese viajar más allá de las Islas. Esto les llevó a crear un vino único, reflejo de la tipicidad marcada por los suelos volcánicos y las variedades Listán Negro y Negramoll que se cultivan en Tacoronte y el Sauzal, con viñedos entorno a los 400 metros sobre el nivel del mar y donde se practica una viticultura integrada y sostenible.

Nos recibe Loles Pérez Martín, la enóloga de la bodega desde hace varios años y la principal responsable de que los vinos de Cráter sean unos de los más importantes a nivel canario, nacional e incluso internacional.

Aunque no es frecuente encontrar a una mujer que lleve la elaboración de los vinos en una empresa vitivinícola, Loles, aunque muy joven, cuenta con varios años de experiencia vinícola en la península e incluso en Francia. “Con 19 años quería formarme en arte dramático en Londres, pero mis padres me dijeron que antes tenía que estudiar otra cosa, por lo que decidí irme a Madrid, donde estaba la Escuela de la vid y el vino”, comenta Loles. Seguimos recorriendo la bodega mientras contemplamos el proceso de elaboración del vino y Loles continúa hablándonos de su trayectoria, “después de Madrid me fui a Burdeos, a Montagne Sant-Emilian, una escuela dedicada a la viticultura, ya que comprendí que era ésa mi verdadera vocación y lo que me gustaba”.

La vida de Loles prosigue después de su etapa en Burdeos y realiza sus prácticas en la Ribera del Duero, donde conoce al prestigioso enólogo Peter Siseck, y es contratada por éste para trabajar en su bodega Dominio, que elabora el vino Pingus, uno de los primeros caldos españoles en obtener la puntuación 100 en la influyente lista Parker. Loles afirma que en esa bodega aprendió gran parte de lo que sabe durante 4 años; después decidió regresar a su tierra para emprender nuevos proyectos.

La gerente de Cráter, Lourdes Fernández, confió en Loles muy rápidamente, y en medio año se quedó al cargo de la bodega. “Al principio aquí no fue fácil, no por la bodega, sino porque tenía que tratar con varios viticultores de la zona que, por ser mujer, no confiaban demasiado en mí y no entendían que fuera la enóloga de Cráter, pero con el tiempo me aceptaron y confiaron en mí”, concluye Loles.

Una de las novedades de esta bodega es la práctica de la agricultura biodinámica en su finca El Pino, una técnica creada por Rudolf Steiner que tiene como fin vivificar la tierra y las plantas para así obtener vides equilibradas y sanas en consonancia con el entorno. Lo que busca es devolver la vida biológica al viñedo y conectarlo con su ambiente.

“El proceso biodinámico es lento y paulatino; seguimos prácticas rudimentarias donde se preparan tratamientos a base de infusiones o productos homeopáticos así como excrementos de animales y los aplicamos siguiendo un calendario que nos designa los días y momentos ideales para realizar cualquier trabajo en la viña”, afirma Loles. Además, “el abandono de productos químicos y fertilizantes devuelve la vida animal al suelo, ayudando a restaurar el equilibrio de la planta y de su ecosistema; la biodinámica cuando se aplica con conocimiento permite transformar el vino en un elixir medicinal, logrando así vinos interesantes y personales”, ratifica Loles.

No es de extrañar que los vinos de Cráter sean conocidos mundialmente, ya que desde 1999 se exportan a EEUU, Suiza, Alemania, Japón o Singapur, donde han recibido innumerables reconocimientos.”Nuestro vino no ha sido profeta en su tierra, ya que antes hemos tenido que aparecer en revistas y obtener varias menciones en el exterior, aunque es cierto que en los últimos años en Canarias está siendo muy valorado y buena parte de la producción se queda en las Islas”, comenta Loles.

La bodega Cráter elabora unos caldos únicos y quien lo prueba, repite, traspasando fronteras y estando presentes en las más importantes guías de vinos, como en la Peñín, donde sus vinos son puntuados con más de 90 puntos.