Tag Archives: vinosdetenerife

Huevos mole

16 Jun

Como el verano cada vez está más cerca he decidido hoy explicar una receta muy nutritiva por su contenido en proteínas e hidratos, pero a la vez muy refrescante y que gustará especialmente a los más golosos de la casa.

Ingredientes:

  • 8 yemas de huevo (mejor si son caseros)
  • 250 gramos de azúcar
  • 1/2 litro de agua
  • cáscara de limón (medio limón)
  • 1 rama de canela
  • 3 cucharadas de malvasía seco

Elaboración:

En primer lugar debemos de preparar el almíbar. Para ello colocamos en un cazo el agua, el azúcar, la cáscara de limón, el vino y la canela. Lo ponemos todo al fuego para que hierva hasta que quede espeso. Al terminar quitamos la cáscara de limón y la canela.

En segundo lugar batimos en un bol las yemas. Cuando el almíbar se enfríe se lo añadimos poco a poco a las yemas batidas y removemos sin parar.

Seguidamente ponemos el cazo al baño María a fuego lento hasta que espese, pero sin que llegue a hervir. Luego lo retiramos del fuego y de nuevo batimos unos cuantos minutos.

Por último, cuando la mezcla esté templada, la vertimos en recipintes individuales y la colocamos unas horas en la nevera. Si queremos podemos adornar con un poco de canela en polvo. ¡Qué lo disfruten!

Bastante Wine y algo de Sex

31 Ene

Desde hacía ya algunos meses quería acudir al Wine & Sex (Invierno), una cena muy especial organizada en cada estación del año por Bodegas Monje (Tenerife) con cata de vinos incluida, donde además se degustan platos afrodisiacos, todo ello acompañado de un show erótico y con la demostración y venta de productos eróticos a cargo de las empresas Sex Boutique y Locaplaya.

Para la velada nos citaron a las 20:30 horas (se rogaba puntualidad) aunque el acto comenzó mucho después, pasadas las 21 horas, y hasta ese momento nos trasladaron a una sala sin ningún tipo de ambientación (con el frío que hacía hubiera sido recomendable para entrar en calor). Por suerte, la espera se hizo más agradable charlando con varios amigos e intercambiando opiniones acerca de cómo sería la noche que nos esperaba.

Luego nos dirigieron a las entrañas de la bodega, donde fuimos testigos de un espectáculo erótico aunque, para mi gusto, de erotismo y sensualidad tenía poco. Eso sí, me hizo reír bastante, sobre todo cuando sacaron del público a dos personas que tuvieron que participar activamente y acatar las órdenes de los actores y actrices del show.

La siguiente y última parada fue en otra sala de la bodega habilitada para la cena, donde nos recibió cálidamente Felipe Monje, para explicarnos qué experiencias “calientes” íbamos a vivir a lo largo de la velada y cómo se desarrollarían las actividades durante la noche. Comenzó seguidamente catando el primer vino de la cena, el Monje Dragoblanco 2011, que acompañó a una exquisita Ensalada de conejo escabechado con miel de romero, vinagre macho agridulce, beterrada y almendras saladas con menta.

Entre plato y plato los organizadores de la actividad proponían divertidas actividades y hacían participar a los comensales, que tuvimos que escenificar diversos “actos” en el escenario. Sin duda, lo mejor de la noche.

El segundo plato, Atún rojo sobre bulbo de hinojo asado, espárragos verdes confitados al cilantro y soja, estuvo regado con el Hollera Monje 2011, un tinto joven de maceración carbónica con un potente aroma a plátano y fresa.

Llegados a la carne, Bodegas Monje no defraudó y sirvió su plato estrella: el cochino negro, esta vez con un título muy sugerente, Nalgas de cochino negro canario sobre crema de castañas al anís, con orejones y dátiles a la canela; servido junto con Monje Listán Negro 2008, otro tinto pero criado durante 6 meses en barricas de roble.

El toque dulce llegó con la Crema de yogur al jengibre y bizcochón de vino tinto con sorbete de frambuesa, junto con el Monje Moscatel 2006, un caldo que me sorprendió gratamente dado su equilibrio respecto al dulzor y que evocaba aromas de flores blancas y desprendía un perfume embriagador, invitando a tomar más de una copa.

En definitiva, una velada diferente, divertida y sensual, donde, además de probar platos diferentes, disfrutamos de buena compañía y de profesionales dispuestos a hacernos “gozar” durante el evento.

La próxima edición será el 28 de abril, Sex & Wine Primavera, y hay que darse prisa porque las entradas se agotan muy rápidamente.

¿Sabes cómo vas a maridar tus platos de Navidad?

16 Dic

En estas fechas navideñas donde los almuerzos y las cenas cobran una especial importancia, no podemos olvidarnos de cómo regar todos estos platos para disfrutar de su sabor en plenitud. Daremos aquí unos sencillos consejos para hacer el maridaje perfecto y no defraudar así a nuestros invitados durante estos días tan especiales.

Aunque nos parezca raro en Canarias y en el resto de la península, se suele recomendar que comencemos la velada sirviendo un cava, champán o vino espumoso (Vino espumoso Güímar), ideales para comer con ostras, cigalas, sushi o los típicos langostinos.

Después se pasaría a un vino blanco, preferiblemente suave, como los que podemos degustar en Canarias. Yo les recomiendo alguno que no sea demasiado afrutado, ya que el dulzor podría enmascarar el sabor del plato entrante que estemos probando. Es mejor decantarnos por alguno seco (Flor de Chasna Semiseco) o semiseco (Flor de Chasna Seco) de la isla de Tenerife. Con estos vinos regaremos los pescados, sopas o cremas que tomemos como primer plato.

Para las carnes usaremos los vinos tintos, jóvenes o con crianza, dentro de la gran variedad que tenemos en las Islas. Aunque hoy en día esta tendencia está cambiando y muchos cocineros y maîtres maridan platos de carnes con vinos blancos, creando así una combinación única. Todo dependerá siempre de la carne que vayamos a servir y del gusto de nuestros invitados. Las carnes más sabrosas como el cerdo o el cordero necesitan vinos más potentes, sin embargo el pollo o el pavo al ser más ligeras pueden combinar muy bien con un vino blanco (Suertes del Marqués, barrica).

Por último llegamos a los postres, bastante complicados de maridar, aunque lo más usual suele ser acompañarlos por un caldo dulce o con cava (siempre dulce o semiseco), este último excelente para tomar con dulces a base de almendras, como polvorones y turrones.

Mención especial tienen los malvasía de Canarias, perfectos los de la isla de La Palma, de Bodegas Teneguía, tanto para los postres como para tomar de entrante o aperitivo al inicio de la comida. Aunque tampoco podemos olvidarnos de los maravillosos malvasía de Lanzarote ni de las variedades presentes en la isla de Tenerife, todas ellos de gran calidad y apetecibles antes y después de las comidas navideñas.

Estas son sólo algunas orientaciones sencillas para maridar los platos en estas fiestas, pero debemos recordar que no hay reglas fijas sobre qué vino servir en los grandes ágapes, ya que estos deben adaptarse a los gustos de los comensales e ir en consonancia con las texturas, colores y sabores de los platos. ¡Qué aproveche y Feliz Navidad!

Noviembre, mes del vino

15 Nov

Ya quedan pocos días para que llegue San Andrés, será la noche del 29 al 30 de noviembre, día en el que se abren las bodegas y los cosecheros dan a probar el vino nuevo. Esta fecha, como muchos viticultores saben, es orientativa, ya que muchos de los caldos canarios aún no están para “beber” a finales de este mes.

Junto con el fin de la fermentación de los vinos, en la zona del Valle de La Orotava es tradición además la tirada de los cacharros que recorren las calles de los municipios. Esta manifestación tiene algunas variantes según los pueblos y en función del material utilizado para producir el ruido. Tal es el caso de San Juan de La Rambla, La Guancha o Icod de Los Vinos, donde “los cacharros” son sustituidos por el denominado “carro de San Andrés” o “las tablas” (madera untada con grasa o cera para permitir su deslizamiento) de diferentes tamaños en función del número de personas que vayan por las pendientes calles de adoquín.  En las zona de la Corujera, en Santa Úrsula, también se comparte esta tradición, pero con carros de madera con ruedas de rodillos.

Además del vino y la diversión, San Andrés es una fiesta de carácter comunitario donde las familias y amigos  se reúnen en torno a un brasero donde se tuestan las castañas o se guisan con agua, sal y matalaúva que se acompañan con mojo, un pedazo de pescado salado o sardina y batatas del país.

Los orígenes de la festividad de San Andrés no están claros; algunos sostienes que proviene de una fiesta de carácter religioso en la que San Andrés era cojo y llegó borracho y cargado de cacharros a finales de noviembre, y no el día primero como todos los santos. Otros, sin embargo, afirman que el santo cogió una borrachera y hubo que despertarlo con el ruido de los cacharros. Algunos ven una una relación con el martirio del santo, en el que éste fue sacrificado y arrastrado. Por último, hay quienes afirman que se trata de la institucionalización de una costumbre en Canarias, por la cual durante la acción de las plagas de langostas se hacían correr cacharros para ahuyentarlas.

Sin embargo, la tesis del antropólogo y catedrático de la Universidad de La Laguna, Alberto Galván Tudela, en su trabajo sobre las Fiestas Populares en Canarias, parece la más lógica y acertada, ya que apunta la posibilidad de una festividad asociada al vino y a los bodegueros. “Una vez hecho el mosto, éste se deja fermentar en un tonel y se le deja reposar ocho o diez días. A partir de entonces, el vino se pasa a otro tonel que debe estar limpio. Tal limpieza se realizaba con una lejía especial extraída de algunas plantas y con agua salada. Para conseguir el agua salada, bajaban desde las bodegas a la costa y limpiaban de esta forma los toneles, al menos en los primeros momentos. Debido a la inexistencia de medios de transporte apropiados los hacían rodar por las pendientes, y algunos incluso afirman que utilizaban unas tablas para evitar que se dañara la estructura del tonel”, firma Galván Tudela.

En definitiva, San Andrés es una fecha significativa donde confluyen diversos elementos simbólicos, festivos y gastronómicos. A la apertura de las bodegas se suma el consumo de castañas, muy abundantes en las medianías del norte de Tenerife y partes altas del sur de la Isla, todo ello para hacer de San Andrés una noche especial donde grandes y pequeños disfrutan por igual.

Maridaje en Pueblochico

26 Sep

El parque temático Pueblochico, en el municipio de La Orotava, sigue proponiéndonos actividades muy sugerentes e innovadoras para aprovechar los magníficos espacios que brinda el entorno.

Esta vez ha sido con un maridaje de tapas de su propio restaurante, “El Jardín secreto”, y vinos de la D.O. Valle de la Orotava, en la sala Borondonia dentro del parque, acompañado de una estupenda actuación a cargo de Hugo Kwaschnowitz que llevó el título de “D.O. Sostenible”. Durante el espectáculo y antes de cada uno de los temas interpretados,  Hugo K. cataba cada uno de los tres vinos que tuve el placer de degustar, relacionando así los caldos canarios con el nombre de su nuevo trabajo que presentó por primera vez el viernes pasado en Pueblochico.

Pero el artista principal no estuvo sólo, ya que le acompañaron durante la noche muchos amigos como Chago Melián, Beselch Rodríguez, el violinista David Moreira, además de la revelación como cantante de tangos de Enrique González (Director Comercial de Pueblochico), que dejó a todos los comensales boquiabiertos con su estupenda voz.

El menú estuvo compuesto por tres tapas acompañadas por vinos de la D.O Valle de La Orotava:

  • Mini arroz a la cubana con vino tinto Aurautava.
  • Hojaldre con verduras y salsa de queso con vino tinto Tajinaste tinto tradicional.
  • Brochetas de carne con salsa de almogrote con vino tinto La Solana (Soagranorte).

Las tapas a degustar estuvieron aceptables, aunque me hubiera gustado algún plato dulce para el final, acompañado de algún vino de postre, y así terminar este maridaje con mejor sabor de boca. Aunque sin duda lo mejor de la noche fueron las actuaciones de Hugo K. y de su magnífico grupo de músicos que hicieron un tándem perfecto para una noche inolvidable.

¿Conoces los Vinos de Tenerife?

21 Jul

Podemos afirmar sin ninguna duda que Tenerife es una isla de vinos. Dentro de este pequeño territorio nos encontramos nada más y nada menos que con 5 denominaciones de origen (Abona, Güímar, Tacoronte-Acentejo, Valle de la Orotava e Ycoden-Daute-Isora) que integran amás de 100 bodegas.

La primera zona, Abona, corresponde al sur de la isla, con un total de 1.200 hectáreas de viñedo, del que el 60% corresponde a variedades blancas cultivadas en terrenos con una altitud que va desde los 400 hasta los 1.700 metros. La uva más cultivada es la Listán Blanco.

En segundo lugar, y también en el sur de la isla, llegamos a la Denominación Valle de Güímar, con más de 1.500 hectáreas cultivadas, en su mayoría de Listán Blanco. Son destacables también los malvasías dulces y espumosos.

En la vertiente norte se encuentre Tacoronte-Acentejo, quizás la zona más conocida por ser la primera que se fundó y la más extensa (2.400 hectáreas). Aquí se elaboran en su mayoría vinos titnos, con Listán Negro, Negramoll, Listán Blanco, Moscatel y Malvasía.

Continuamos con el Valle de la Orotava, también en el norte, donde destacan las variedades tintas de Listán Negro, Negramoll y las blancas de Listán Blanco, Gual, Malvasía, Verdejo y Vijariego.

Por último, situada en el noroeste de Tenerife, está Ycoden-Daute-Isora, donde el 80% de su vid es Listán Blanco y Listán Negro.

La tradición vitivinícola de Tenerife data del siglo XVI, tiene origen español y portugués. Durante los siglos XVI, XVII y XVIII una gran parte de los vinos de la Isla fueron exportados hacia Europa y América, reconociéndose su calidad en diferentes países.

Hoy en día Tenerife sigue teniendo en el vino un importante patrimonio cultural muy arraigado, aunque muchas de las generaciones más jóvenes han abandonado los cultivos que, en la mayoría de los casos, heredaron de sus antepasados. Por esta razón, desde los diferentes organismos públicos y privados se llevan a cabo en Tenerife diversas iniciativas, como la Ruta del Vino, la Fiesta de los Vinos,… para que el continúe la tradición vitivinícola y no se abandonen las plantaciones de viña.

Entre los caldos de Tenerife podemos encontrar vinos blancos, tintos y rosados en las categorías secos, semisecos, dulces y semidulces; de barrica, licorosos, espumosos, generosos, de aguja, crianza, reserva, gran reserva, jóvenes, maceración carbónica, barrica semicrianza y crianza. Una amplia gama para todos los gustos.

Los suelos volcánicos, la influencia de los vientos alisios y las peculiaridades de Tenerife en cuanto a sus microclimas, hacen que sus caldos tengan cada día más reconocimientos, dentro y fuera de las Islas, por sus aromas y paladares diferentes. Galardones que están llevando a los vinos de Tenerife a estar entre los más cotizados por su calidad y singularidad.