Archivo | enero, 2012

Bastante Wine y algo de Sex

31 Ene

Desde hacía ya algunos meses quería acudir al Wine & Sex (Invierno), una cena muy especial organizada en cada estación del año por Bodegas Monje (Tenerife) con cata de vinos incluida, donde además se degustan platos afrodisiacos, todo ello acompañado de un show erótico y con la demostración y venta de productos eróticos a cargo de las empresas Sex Boutique y Locaplaya.

Para la velada nos citaron a las 20:30 horas (se rogaba puntualidad) aunque el acto comenzó mucho después, pasadas las 21 horas, y hasta ese momento nos trasladaron a una sala sin ningún tipo de ambientación (con el frío que hacía hubiera sido recomendable para entrar en calor). Por suerte, la espera se hizo más agradable charlando con varios amigos e intercambiando opiniones acerca de cómo sería la noche que nos esperaba.

Luego nos dirigieron a las entrañas de la bodega, donde fuimos testigos de un espectáculo erótico aunque, para mi gusto, de erotismo y sensualidad tenía poco. Eso sí, me hizo reír bastante, sobre todo cuando sacaron del público a dos personas que tuvieron que participar activamente y acatar las órdenes de los actores y actrices del show.

La siguiente y última parada fue en otra sala de la bodega habilitada para la cena, donde nos recibió cálidamente Felipe Monje, para explicarnos qué experiencias “calientes” íbamos a vivir a lo largo de la velada y cómo se desarrollarían las actividades durante la noche. Comenzó seguidamente catando el primer vino de la cena, el Monje Dragoblanco 2011, que acompañó a una exquisita Ensalada de conejo escabechado con miel de romero, vinagre macho agridulce, beterrada y almendras saladas con menta.

Entre plato y plato los organizadores de la actividad proponían divertidas actividades y hacían participar a los comensales, que tuvimos que escenificar diversos “actos” en el escenario. Sin duda, lo mejor de la noche.

El segundo plato, Atún rojo sobre bulbo de hinojo asado, espárragos verdes confitados al cilantro y soja, estuvo regado con el Hollera Monje 2011, un tinto joven de maceración carbónica con un potente aroma a plátano y fresa.

Llegados a la carne, Bodegas Monje no defraudó y sirvió su plato estrella: el cochino negro, esta vez con un título muy sugerente, Nalgas de cochino negro canario sobre crema de castañas al anís, con orejones y dátiles a la canela; servido junto con Monje Listán Negro 2008, otro tinto pero criado durante 6 meses en barricas de roble.

El toque dulce llegó con la Crema de yogur al jengibre y bizcochón de vino tinto con sorbete de frambuesa, junto con el Monje Moscatel 2006, un caldo que me sorprendió gratamente dado su equilibrio respecto al dulzor y que evocaba aromas de flores blancas y desprendía un perfume embriagador, invitando a tomar más de una copa.

En definitiva, una velada diferente, divertida y sensual, donde, además de probar platos diferentes, disfrutamos de buena compañía y de profesionales dispuestos a hacernos “gozar” durante el evento.

La próxima edición será el 28 de abril, Sex & Wine Primavera, y hay que darse prisa porque las entradas se agotan muy rápidamente.

Anuncios