Archive | 12:21 pm

Más que una Casa del Vino

24 May

Enclavada en uno de los Entrada a la Casa del Vinositios con mejores vistas de todo el norte de Tenerife, la Casa del Vino La Baranda en El Sauzal es un lugar de obligada visita para residentes y extranjeros que quieran conocer de cerca nuestras tradiciones.

En una antigua hacienda restaurada, la Casa del Vino esconde en su interior diversos espacios donde el visitante puede evadirse durante horas y adentrarse en el sector primario de las Islas.

La finca La Baranda junto con la casa fue adquirida por el Ayuntamiento de El Sauzal en 1989 y cedida gratuitamente al Cabildo Insular de Tenerife en 1992 con el objeto de que se instalase la Casa de la Vid y del Vino.

Jorge de Miguel García, Gerente de la Fundación Tenerife Rural y que a su vez gestiona la Casa del Vino, me mostró personalmente muchos de los secretos que esconde el lugar, como su pequeña capilla dedicada a San Simón situada al lado de recepción donde al alzar la vista nos sorprende el artesonado realizado en madera con preciosos tallados y coloridos que se conservan tal cual se encontraron.Con Jorge de Miguel y Ana en la sala de degustaciones

Para Jorge de Miguel, “este lugar ofrece infinitas posibilidades y queremos, en los próximos meses, abrir más la casa para que la conozca, en primer lugar, la gente de la isla ya que nos hemos dado cuenta de que muchos canarios nunca la han visitado”. Por otra parte el Gerente de la Fundación señala que, a pesar de las dificultades económicas, “tenemos muchos proyectos en marcha y algunos de ellos ya han dado muy buenos resultados como el I Mercadillo Vintage. Queremos seguir en esa línea, sin dejar de ofrecer los diferentes cursos de cata en todos los niveles siempre de manera breve y amena para el público en general”, apostilla Jorge de Miguel.

Además del patio central de la casa con su lagar antiguo, la tienda y la sala de degustaciones que cambian de vinos cada 15 días, La Baranda esconde otros muchos sitios que descubrir. Una de esas zonas son las dependencias donde se encuentra el Museo de la Vid y el Vino (ubicado en la antigua bodega de la casa), en el que podemos conocer de cerca el sector vitivinícola de las Islas desde el pasado hasta la actualidad. El segundo lugar es la Casa de la Miel que nos brinda la oportunidad de acercarnosAlgunos de los productos a la venta al mundo de la miel y de todo su proceso. Con todo esto se pretende continuar la labor de promoción y valorización de las mieles de Tenerife que realiza el Cabildo Insular.

Por otra parte desde la gerencia de la Casa del Vino pretenden que el lugar sea conocido también por la gente más joven, “cada martes ya nos visitan unos 50 niños con los que trabajamos en talleres y los involucramos en el valor del trabajo del campo y hacemos cInterior Casa del Vinoon ellos una cata de mieles. Junto a esto queremos enfocar también otras actividades para público adulto y joven, como conciertos al aire libre de diferentes músicas, y así romper un poco el molde tradicional con el que se suele asociar a la Casa donde muchos creen que sólo se va a degustar vino y que es un sitio para gente mayor”, señala Jorge de Miguel.

Por último, si queremos pasar uEl antes de la Casana velada más larga y terminar con buen sabor de boca nuestra ruta, la Casa nos ofrece la posibilidad de almorzar o cenar en su restaurante que posee una terraza envidiable con unas vistas únicas a la costa del norte de Tenerife.

En definitiva, la Casa del Vino es una lugar de obligada visita para residentes y extranjeros, para grandes y pequeños, donde al entrar se experimenta una vuelta al pasado que nos hace comprender mejor el presente y el futuro de Tenerife junto con la importancia de su conservación.